«SE GENERA CONTENIDO NOTICIOSO CUANDO EL RELATO COBRA VIDA PROPIA»

(CLAUDIA LOAIZA)

Blog


Una buena cultura empresarial ya no es sólo una opción sino que debe considerarse como una prioridad en las organizaciones. Cuando se tiene una buena cultura de trabajo, la satisfacción del cliente se da por sí sola porque se tiene a colaboradores comprometidos con el negocio.


A continuación compartimos una entrevista sobre este tema concedida a Revista Vistazo.


¿De qué manera las empresas pueden aprovechar las celebraciones navideñas para reforzar la eficiencia o fidelización de sus trabajadores con la compañía?

 

Para un equipo de trabajo, no hay nada más valioso que sentirse escuchado, atendido y también premiado a través de eventos y programas divertidos que fomente la empresa y más aún si estos eventos promueven el sentido de comunidad y buenas relaciones internas por lo que las celebraciones y en particular las navideñas cumplen un rol importante de afianzar el sentido de pertenencia de los colaboradores en una fecha donde prima la unión, la fraternidad y el compañerismo.


Además, en estas celebraciones es muy común no solo festejar el término del año, sino también premiar o reconocer a los mejores colaboradores. Reconocer el éxito del negocio es vital, pero también el de quienes fueron ejecutores de los logros alcanzados durante un año, ya sea en metas de ventas, nuevos negocios, mejores colaboradores o los méritos que para la organización sean importantes de reconocer.

 

¿Qué resultados generan estos tipos de eventos en los empleados de una compañía?

 

Empleados más felices, productivos, creativos y comprometidos con la empresa. No tiene que costar una fortuna crear un ambiente divertido, lo importante es integrar la felicidad y la risa en un encuentro memorable que contribuya con la unión y la camaradería.

 

¿Qué puntos o detalles deben tener en cuenta los directivos para evitar errores o crear un efecto contrario con este tipo de eventos?

 

Como es una celebración corporativa lo más importante es cuidar los detalles para que el evento cumpla su función de diversión, buena comida, reconocimientos y sorpresas, evitando los excesos, en particular controlando el consumo de licor.


Si el evento es muy bien programado de principio a fin cumplirá su función sin contratiempos.