«SE GENERA CONTENIDO NOTICIOSO CUANDO EL RELATO COBRA VIDA PROPIA»

(CLAUDIA LOAIZA)

Blog


El COVID-19 ha paralizado el comercio mundial y corre el riesgo de que ocasione el colapso de la infraestructura corporativa de las economías más poderosas de Asia, Europa y América del Norte. Los gobiernos nacionales y estatales desembolsarán billones de dólares de asistencia financiera en los próximos meses con el objetivo de poner en marcha los motores de los negocios a medida que la pandemia disminuya.


En un artículo de Margary Kraus, fundadora y presidenta ejecutiva de APCO Worldwide, dice que los esfuerzos gubernamentales solo tendrán éxito si las empresas pueden navegar de manera efectiva entre la burocracia, la política y los plazos financieros. “Los ejecutivos no pueden ser receptores pasivos de la generosidad del Estado en este período sin precedentes. Necesitan actuar y dar forma a lo que sucede, y desempeñar un papel central en la velocidad y el alcance de nuestra recuperación”.


La consultora en comunicación plantea 6 acciones centrales que las empresas pueden tomar para ayudarse a sí mismas a superar esta emergencia sanitaria, siendo el primer paso, detener el sangrado. “De hecho, la mayoría de las acciones inmediatas que están ejecutando los gobiernos en todo el mundo están diseñadas para mantener a las empresas con vida; al reducir y retrasar los impuestos, proporcionar préstamos sin costo y de bajo costo, y dirigir el apoyo a los trabajadores sin trabajo o con trabajo”, añade.


Pero para recuperarse, los ejecutivos también deben concentrarse en el mediano y largo plazo. Tienen que sobrevivir hoy para llegar al mañana. Por eso para navegar con éxito a través de los peligros que enfrentan casi todas las empresas y organizaciones en estos tiempos, plantea lo siguiente:


1) Inventario de activos y desafíos: Las empresas deben considerar la mejor manera de preservar sus activos estratégicos durante este tiempo de distanciamiento social. No son solo financieros, sino que incluyen la buena voluntad imbuida en todas sus exitosas relaciones comerciales y sociales con clientes, proveedores y empleados. Los ejecutivos deben establecer equipos de crisis para asegurarse de que estas relaciones importantes se identifiquen, mantengan y fomenten. Estos equipos también deben hacer un inventario de todos los desafíos que enfrenta la empresa y designar personal para liderar las respuestas a estas amenazas legales, financieras y laborales.


2) Dar prioridad a las relaciones gubernamentales: Los ejecutivos deben priorizar las relaciones gubernamentales en este momento. Esto significa mirarlos a través de una lente local y global, y en el corto y mediano plazo. Necesitarán saber, y cuando sea posible anticipar, los pasos que los gobiernos están tomando y tratar de darles forma a la ventaja de su empresa. También tendrá que pensar ampliamente en este frente, ya que la asistencia proviene de innumerables fuentes, sean estas locales y nacionales en los EE. UU. Y de gobiernos en ubicaciones en el extranjero donde podría operar.


3) Intensificar las comunicaciones estratégicas: Las empresas, en lugar de ir a tierra, necesitan comunicarse agresivamente con todos sus grupos de interés clave durante esta pandemia. La recuperación de su empresa depende de ello. Esto a menudo significará adaptar y reforzar los mensajes a sus diferentes grupos: trabajadores, accionistas, medios de comunicación, el gobierno. Cuantas más personas represente y más conectado esté con el público, más probable será que los gobiernos estén allí para ayudarlo.


4) Visualice el primer día: Las empresas van a reabrir, ya sea en un mes o seis. Pero ¿cómo será exactamente ese reinicio? Los ejecutivos y los propietarios deben pensar ahora en cómo deben cambiar sus operaciones debido a COVID-19 y comunicar esto a su personal. ¿Habrá más negocios en línea? ¿Los empleados trabajarán cada vez más desde casa? ¿Algún comercio simplemente no sobrevivirá? La pandemia amenaza las prácticas comerciales normales, pero también brinda una oportunidad para la innovación y el cambio. Las empresas deben estar preparando a sus empleados y clientes para este nuevo día.


5) Prepare una red de seguridad: El COVID-19 está demostrando ser la mayor amenaza para la prosperidad global y la salud económica en una generación. Millones han perdido sus empleos, y millones más probablemente lo harán. Como resultado, las empresas y sus ejecutivos serán recordados por la forma en que sirvieron a sus empleados y comunidades en este momento. La profundidad de la crisis está obligando a muchos de ellos a reducir su tamaño, si no cerrar. Pero las empresas que sobrevivirán o resurgirán serán las que más hicieron para ayudar a su fuerza laboral y a las sociedades a superar este difícil período.


6) Buscar continuidad: Los ejecutivos deben buscar la continuidad en sus negocios y cultura laboral, incluso mientras luchan contra COVID-19. Durante los tiempos de cambio, la capacidad de las empresas de confiar en ideas y sistemas centrales puede ayudarlas a sobrevivir y prosperar. También deben seguir comprometidos con el avance de los objetivos más amplios de su organización y de la sociedad, como un ambiente limpio, la seguridad de los trabajadores y la igualdad de oportunidades económicas.