Blog

«Se genera contenido noticioso cuando el relato cobra vida propia» 

(Claudia Loaiza)

Día Mundial del Hambre: Un Contraste de Desigualdades

  • 28/05/2024
  • 57
Día Mundial del Hambre: Un Contraste de Desigualdades

281,6 millones de personas en 59 países sufren de desnutrición.

 

El 28 de mayo, el Día Mundial del Hambre, resalta una realidad incómoda: mientras algunos desperdician comida, otros carecen de lo básico para sobrevivir. Este día busca crear conciencia acerca de esta problemática global. El Informe sobre la Crisis Alimentaria 2024, realizado en conjunto con la ONU, encontró que 281,6 millones de personas en 59 países sufren de desnutrición, revelando un severo desequilibrio entre la abundancia y el acceso a alimentos.

 

Estos índices son particularmente elevados en regiones en desarrollo, destacándose África subsahariana y Asia meridional. Las principales causas incluyen conflictos, adversidades climáticas y crisis económicas, que agravan la inseguridad alimentaria y complican la distribución de recursos.

 

Este mismo documento señala que en América Latina y el Caribe, 19,7 millones de personas enfrentaron niveles altos de inseguridad alimentaria en nueve países durante 2023. Las naciones afectadas incluyen Colombia, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua y Perú. A pesar de un notable crecimiento económico en décadas recientes, la distribución inequitativa de ingresos ha perpetuado la pobreza y limitado el acceso a productos básicos en sectores vulnerables.

 

Ecuador muestra un marcado contraste entre el desperdicio de comida y la prevalencia del hambre. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, es el cuarto país en Latinoamérica que más descarta alimentos, con cerca de 939,000 toneladas anuales. Paralelamente, la FAO revela que el 15.4 % de su población experimenta inseguridad alimentaria severa, un dato alarmante que resalta la necesidad de políticas más efectivas para gestionar y redistribuir recursos alimentarios.

 

Este escenario subraya la relevancia del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 2: Hambre Cero, que propone no solo erradicar la falta de alimentos para 2030, sino también promover la agricultura responsable y optimizar el manejo de recursos, estableciendo sistemas eficaces que mitiguen significativamente el desperdicio.

 

Para lograrlo, es imperativo que el Estado y organizaciones no gubernamentales trabajen en conjunto. La lucha contra el hambre requiere una estrategia global que garantice a todos acceso a una nutrición adecuada, poniendo fin a la paradoja de la abundancia en medio de la escasez.

error: