Blog

«Se genera contenido noticioso cuando el relato cobra vida propia» 

(Claudia Loaiza)

Las empresas conscientes lideran el camino hacia un futuro sostenible y rentable

  • 01/03/2024
  • 70
Las empresas conscientes lideran el camino hacia un futuro sostenible y rentable

El auge de las empresas conscientes está moldeando un futuro sostenible, en el cual la rentabilidad financiera ya no se considera la única medida de éxito. Este movimiento, que trasciende la simple maximización de beneficios, busca generar un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente, al tiempo que se mantiene la competitividad en el mercado global.

 

Según un estudio realizado por IBM, el 70% de los consumidores a nivel mundial están dispuestos a pagar un precio más alto por productos y servicios provenientes de empresas que demuestran un compromiso claro con la responsabilidad social y ambiental. Esta estadística revela una tendencia significativa hacia un consumo más ético y consciente, en el que la reputación y el propósito de una marca juegan un papel fundamental en las decisiones de compra.

 

En el escenario empresarial contemporáneo, la gestión de criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ASG) se ha vuelto crucial en la toma de decisiones empresariales. Aunque algunos todavía dudan de su impacto, una buena gestión de estos factores va más allá de lo económico, beneficiando la reputación corporativa, la captación y fidelización de clientes, y generando valor sostenible a largo plazo.

 

El impulso regulatorio y político es fundamental para afrontar este tema de manera ordenada y con impacto significativo en todos los retos que plantea. Sin embargo, cada empresa debe ir más allá de maximizar los beneficios a corto plazo y considerar a todas las partes interesadas, incluidos empleados, clientes y comunidades. Esto implica equilibrar cuidadosamente los riesgos y políticas relacionadas con el ASG (ambiental, social y de gobernanza) para asegurar la viabilidad y el éxito a largo plazo del negocio.

 

La crisis financiera global de 2008 evidenció los peligros de centrarse exclusivamente en la maximización del valor para el accionista a corto plazo, desde entonces, se ha abogado por una concepción más amplia del objeto social de las empresas, promoviendo el crecimiento del valor empresarial a largo plazo y fomentando prácticas éticas y sostenibles.

 

La creciente preocupación por los temas ASG ha coincidido con una mayor atención a las cuestiones de diversidad, equidad e inclusión en el lugar de trabajo, así como un impulso para abordar el cambio climático y otras problemáticas ambientales. Estos aspectos son fundamentales para el propósito corporativo y la creación de valor a largo plazo.

 

El objetivo de una empresa debe ser holístico, es decir, llevar a cabo una actividad de negocio legal, ética y responsable, rentable y sostenible, considerando a todas las partes interesadas. Por lo tanto, la adopción de prácticas empresariales éticas y sostenibles no solo es una opción, sino una necesidad para asegurar la relevancia y el éxito de la empresa en un mundo cada vez más consciente de la importancia de la responsabilidad social y ambiental.

error: